Restaurantes bodas Madrid

Las estadísticas demográficas en España son demoledoras. Año tras año, el INE señala la contracción de las cifras referentes a nacimientos, población, hijos por mujer y … matrimonios. Desde el año 2000, cuando se celebraron más de 216.000 bodas (una tasa de nupcialidad del 5,3%), los números no han hecho más que caer. En 2017, último período del que se conocen datos completos, la cifra había caído a 169.000 matrimonios, una tasa de nupcialidad de 3,7%. Las razones son muy diversas, pero hay dos fundamentales: la inversión de la pirámide demográfica, que hace que haya cada vez menos jóvenes en edad de casarse, y el cambio de costumbres, con nuevas generaciones que apuestan por convivir sin pasar por “vicaría”. Y, sin embargo, el sector de servicios asociados a estas celebraciones no para de crecer y muestra números más que optimistas.

Se estima que el sector de textil nupcial movió en 2016 más de 1.200 millones de euros y que España es el segundo productor mundial de vestidos de novia. ¿Y los restaurantes? Bien, gracias. La cifra media de gasto por menú en España es de 200€, lo que sumado a la cifra de enlaces nos traslada a entornos de miles de euros. Una tarta que se reparte entre una gran número de restaurantes y caterings especializados. De hecho, el mercado del catering superó en 2017 los 3.500 millones de euros y dio trabajo a más de 80.000 personas, y subiendo.

Todos estos datos dan buena cuenta de la salud del sector, pero, entre este mar de posibilidades, ¿cómo puedes acertar a la hora de elegir el restaurante para tu propia boda? No es demasiado complicado, sólo hace falta paciencia y un poco de sentido común:

➔    Establece presupuesto: parece muy básico, pero es uno de los criterios en el que muchas parejas se topan con el mayor problema. Establece el dinero que puedes gastarte en la celebración, réstale los servicios imprescindibles (desplazamientos en autobús, coste del vestido, alquileres de espacios, etc.) y, lo que quede, divídelo entre el número probable de invitados. Gracias a este pequeño cálculo, obtendrás la cifra aproximada que podrás dedicar al banquete, lo que te permitirá hacer una primera criba.

➔    Elige la provincia: cuando los dos compartís lugar de origen, no hay mucho que hacer. Pero si no, hay que tener en cuenta que los costes medios por provincia en España varían mucho. Una boda en Madrid o en Barcelona cuesta, de media, unos 10.000€ más que en Extremadura o Canarias. En una provincia más “barata” podrás acceder a celebrar el banquete en restaurantes de mayor calidad.

➔    Elige la fecha: la fecha también es clave. Casi el 80% de las bodas se celebran entre mayo y octubre (con una bajada significativa en agosto). Esto significa que será más complicado encontrar lugares libres y más caro el reservarlos. En cambio, una boda en invierno, te dará más facilidades a la hora de encontrar el restaurante perfecto y también una mejor tarifa.

➔    Sé flexible eligiendo restaurante: algunas parejas quieren celebrar su banquete en lugares muy concretos, sin atender a las dificultades que eso puede generar. Ya sé que os conocisteis en ese pequeño bar perdido en la montaña, pero, ¿de verdad es el lugar más adecuado para dar de comer a 200 personas? Estudia bien cuáles son tus necesidades y busca un lugar que se adapte bien a ellas. Eliminarás riesgos que pueden enturbiar tu día más feliz.

➔    Sé flexible eligiendo menú: ya sé que te gusta mucho la merluza, pero, ¿no crees que en Ávila será más fácil que preparen bien un cordero asado? Los níscalos son deliciosos, pero en agosto tendrán que ser congelados o de bote. Adáptate a las temporadas y a las especialidades de los lugares, es la mejor opción para asegurarse de que el banquete será perfecto.

➔    Huye del low cost: adáptate a tu presupuesto a la hora de elegir el menú. Siempre será mejor servir un buen pollo de corral que un mal bogavante. Y déjate aconsejar. Los restaurantes especializados han hecho más bodas antes de la tuya, así que no está demás escuchar a sus responsables y hacer caso de sus sugerencias. Son profesionales en hacer que todo quede sobresaliente.

➔    Aperitivos: muchas veces tendemos a centrarnos en los platos principales, cuando el aperitivo es un momento casi más importante. Es la primera toma de contacto entre los invitados después de la celebración, a la gente le apetece hablar, refrescarse, etc. Por eso, a la hora de elegir el restaurante, es importante evaluar el espacio en el que se va a llevar a cabo ese aperitivo (que sea grande, abierto, que tenga posibilidad de resguardo si hay lluvia, etc.), así como la calidad de los snacks que se servirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *